El número 1 de Baqueira

“ Íbamos pidiendo de casa en casa para financiar Baqueira ”

LLUÍS AMIGUET
Tengo 77 años y durante 20 abrí pista al rey Juan Carlos en Baqueira. Ojalá los Reyes vinieran más por aquí. Nací en As Neves, Pontevedra, pero soy y hablo aranés. Casado, dos hijos: uno, Xavier, esquiador olímpico. Voy a misa sin exagerar. En política no entro si no es de n.º 1

Llegué al valle a los 13 años, porque mi padre vino a construir la central de Arties y, con otros chavales de Salardú, me fabriqué los primeros esquíes…

Pero entonces ya los vendían…

Para comprar esquíes estábamos! Pulíamos dos maderas y las atábamos a las chirucas… Y, con nieve y cuesta abajo, todo se desliza.

¿ Por dónde empezaron a esquiar ?

Por Baqueira. En 1958 ya se competía allí subiendo pista esquís al hombro. A los 17 años, los del Frente de Juventudes me seleccionaron para los campeonatos de España en Navacerrada y, al llegar a Lleida, me dejaron mis primeros esquíes. Pero tuvimos que volver, porque en Madrid no había nieve.

Suele haber más aquí, en Baqueira.

Cuando tenía 19 años, Andrés Ribera, el del Recreativo Aranés, me vio duro y me dijo: “ Tú, Aquilino: para esquí de fondo!”, que yo no sabía lo que era. Y fui campeón de Catalunya y España tres años seguidos.

¿ Con eso se ganaba la vida ?

Ojalá! Me la ganaba de soldador en Fuerzas Motrices de Turan. En 1962 fui a entrenarme a Navacerrada y vi allí a Sixto Mayayo, alcalde de Salardú, y al secretario, Pepe Liesa.

¿ Qué hacían en Navacerrada ?

Habían ido a convencer al clan de los Arias para montar una estación en Baqueira. Y me invitaron a la reunión, porque sabían que este valle ya tenía grandes familias de esquiadores: los Moga, Mombiedro, Ribera…

Y se lo ganaban ustedes casi todo.

Aquella noche se fundó Telecables Valle de Aran (Tevasa), con Jordana de Pozas de presidente; Cuñat, el fabricante de telesillas, y Antonio España, que compraba terrenos…

¿ Quién ponía el dinero ?

Luis Arias quiso que los primeros propietarios fueran gente del valle; así que íbamos por los pueblos de casa en casa y por los bares pidiendo para financiar Baqueira.

¿ Con éxito ?

Ponían lo que podían. El ayuntamiento de Salardú puso 50.000 pesetas y el gobierno…

No eran tiempos de mucha liquidez.

Aún hay accionistas en los pueblos. Se empezó con lo que teníamos. Las pilonas se hicieron rodar a mano montaña arriba. Y en la temporada 1964-65 arrancó el telesilla n.º 1…

¿ Dónde estaba ?

Unos metros a la derecha de donde está el telecabina. Iba de los 1.520 m a los 1.820 m. Sólo 360 m de desnivel. Nos entusiasmó.

¿ Tuvo éxito ?

El primer director fue Luis Arias y nos decía que no teníamos para publicidad, así que había que hacerla “ boca a boca para que cada uno que venga vuelva con tres”. Piense que esto estaba en el quinto pino, lejos de todo, y que las carreteras eran malísimas.

¿ Y usted qué hacía en la estación ?

De todo: electricista, pistero, cuidador del parking de 60 coches, que no llenábamos. Cobraba 300 pesetas al mes cuando cobraba, y cuando no, le pedía 100 a Luis para ir tirando, porque yo ya estaba casado.

¿ Disfrutaba de su trabajo en Baqueira ?

Éramos una familia. Un día vimos un oso cruzar las pistas y nos lo pasamos bomba siguiéndolo con los prismáticos. Pero sólo teníamos 2,5 millones y poner el telesilla n.º 2 en el Pla de Baqueira ya costaba cinco.

Y sin inversión no hay diversión.

Por eso entró Jesús Serra, que había empezado de botones hasta mandar en Catalana de Occidente. Amigo de los Arias, puso dinero hasta hacerse mayoritario. La desgracia fue que Luis Arias se mató en helicóptero.

Otro campeón y un pionero.

Fuimos creciendo. Fraga inauguró el parador de Vielha y, sobre todo, Baqueira acertó al ver que el dinero no estaba tanto en la estación como en hoteles y apartamentos.

¿ Cuánto costaba el forfait ?

¿ Qué forfait ? Al principio se compraban unos tickets de 10 bajadas. Otro salto adelante fue la central de reservas por teléfono.

La modernidad.

Nuestros cursillos de una semana hicieron popular el esquí entre miles de españoles. La llegada del rey Juan Carlos, también amigo de los Arias, fue otro tremendo empujón, que puso de moda la estación. Nos animó.

¿ Usted esquiaba con él ?

De 1970 a 1980 lo acompañaba Miguel Arias y de 1980 al 2000 iba yo para abrirle pista. Le decía: “ Señor: ¿ Argulls, Baqueira o Beret?”. Y a esquiar! Cumplo años el 1 de enero y el rey me invitaba a pasar la Nochevieja en La Pleta.

¿ Alguna juerguecita ?

Aquí el rey se relajaba y era bromista: un día buscamos una balanza romana por todo el pueblo para pesar a un monitor de esquí que había venido de Navacerrada con unos cuantos kilos de más. Hicimos una apuesta con el rey a que no adivinaba cuántos pesaba y acabamos celebrando el resultado en la discoteca Tiffany’s del Montarto.

¿ Y el rey Felipe ?

Esquía muy bien, pero la reina Letizia parece que no es tan aficionada. Le hemos regalado un par de esquís a ver si se anima a venir más por el valle… Esto es naturaleza!

¿ Hace medio siglo había más nieve ?

Diría que como ahora: va por años, porque recuerdo la primera vez que fui a entrenar con el equipo nacional, un 8 de enero, y no había nieve ni en la Bonaigua.


VÍCTOR-M. AMELA IMA SANCHÍS LLUÍS AMIGUET