El Tour del Monte Rosa con los guias de alta montaña de Mammut Baqueira

El Tour del Monte Rosa se ha convertido en todo un referente internacional no solo a nivel de espectacularidad, sino también por la variedad de paisajes, la accesibilidad desde zonas pobladas y la cantidad de refugios que encontramos a lo largo de sus nueve etapas.

Comparte el récord de altitud en un tour con el del Cervino, pues ambos llegan a los 3.350 m en el Theodulpass, situado justo en la frontera entre Italia y Suiza. Durante todo el recorrido, la mayoría de refugios donde se suele pernoctar suelen estar abarrotados en julio y agosto, siendo recomendable (casi obligatorio) reservar con bastante antelación.

Es uno de los grandes macizos alpinos. Un auténtico paraíso para el alpinista, el senderista, el escalador y el esquiador. El Monte Rosa es el hermano mayor del Matterhorn, es más grande, más alto y tiene más cumbres… pero como suele pasar en algunas familias, el pequeño (que no tanto) se lleva todas las fotos. El Matterhorn es único, y le tenemos mucho aprecio, pero el Monte Rosa es mucho más completo como macizo, ofreciéndonos muchas más posibilidades a la hora de realizar ascensiones, travesías y grandes escaladas. No solo la Punta Dufour (la segunda cumbre más alta de la Europa occidental) nos parece una cumbre espectacular, con una vía normal realmente interesante y panorámica, sino también el Lyskamm, el Castor, Pollux o el impresionante Canalone Marinelli, que cae en picado hacia Macugnaga (Italia). En el Monte Rosa encontramos la pared mas grande de los Alpes, un muro impresionante con más de 2.000 m de hielo y roca. Sin olvidar dos refugios míticos: el más alto, la Capanna Margueritta, situado en la cumbre de la Signalkuppe (Punta Gnifetti) a más de 4.500 m, y el nuevo refugio del Monte Rosa, una maravilla de diseño y practicidad a 2.810 m de altitud por encima del Gorner y el Grenzgletscher. El Monte Rosa, con todas sus cumbres y sus glaciares es realmente impresionante, no te lo acabas.

Solo nos exigirá estar en buena forma física, tener resistencia en alta montaña y saber llevar unos crampones durante la última etapa del Tour, en el Theodulgletscher. Junto con el del Mont Blanc y el del Cervino (Matterhorn) este es uno de los grandes Tours de los Alpes y al igual que los otros dos Tours, no presenta dificultades de nivel, mas allá del desnivel y la longitud de algunas etapas. Cruzar el Theodulgletscher (glaciar) no tiene ninguna complicación pues es un glaciar poco inclinado, por donde se esquía durante todo el año. El Tour exige estar en buena forma física, pero no necesitaremos tener conocimientos de escalada para disfrutar de sus nueve etapas, o de las que sean necesarias, no es obligatorio correr, solo disfrutar y hacer piernas.

En general, las etapas del Tour mantienen un nivel similar de longitud y desnivel, no obstante, si que es cierto que alguna es más larga o dura que otra. Desde Zermatt hasta Saas-Fee y el Monte Moro Pass, las etapas no son excesivamente duras, complicándose un poco más al salir de Macugnaga. La parte italiana nos obliga a subir y bajar constantemente, superando varios collados de mas de 2.700 m y uno de más de 3.000 (el Theodul, la cumbre del Tour).

Los meses de junio y julio son más tranquilos en lo que a número de senderistas se refiere. Agosto es el gran mes, y suele haber mucha gente. Nosotros recomendamos las dos primeras semanas de julio y las dos primeras de septiembre. En junio todavía podemos encontrar bastante nieve a partir de 2.700 m, pero podemos disfrutar igual. A partir de la segunda semana de septiembre suelen llegar lluvias y nevadas y los días son más cortos.

Contacta con los guías de alta montaña de Mammut Baqueira.